Decoración en color azul

Decoración en color azul

El color azul es uno de los colores preferidos en decoración. Del azul marino al azul turquesa, pasando por una inmensa variedad de tonos de azul que hacen de este un color que puede estar presente en todos los espacios y en todos los estilos decorativos.

Como todos sabréis, el azul es uno de los colores primarios junto al rojo y al amarillo. Al hablar de él hablamos de un color  de los denominados “frío”. La simbología de este color es diversa, pero sobre todo trasmite paz y serenidad.

Igualmente estamos ante un color natural como la vida misma, como demuestra que sea el color que encontramos en el mar o en el cielo, por lo que es un tono perfecto para utilizar en pinceladas si queremos crear un espacio de tintes naturales.

Formas de utilizar el color azul

Y ahora que empezamos a hablar de las formas de utilizar el azul, pasemos a ver más consejos prácticos sobre su uso. Y es que el azul, como ocurre con el resto de los colores fríos, es ideal para aumentar la sensación de amplitud de los espacios, por lo que es ideal para zonas reducidas. Ni que decir tiene que también aumentará la luminosidad de un espacio, por lo que es igualmente ideal para lugares sombríos.

Al ser un color que trasmite paz y que ayuda al descanso, el azul es un color de los aconsejados para dormitorios. En sus tonos más pastel, el azul es un color perfecto para habitaciones de bebés y de niños pequeños.

Pero fuera de las habitaciones también va muy bien, no creas. El azul se recomienda por ejemplo para zonas de trabajo, ya que al trasmitir calma, ésta a su vez nos reconfortará intelectualmente y favorecerá nuestra creatividad.

Para cuartos de baño el azul también es un color a tener en cuenta, ya que trasmite frescura y pureza. De hecho, seguro que si lo piensas te das cuenta que muchos productos de baño utilizan este color como tono de marca. Prueba clave de que el azul y la higiene se llevan muy bien.

Pero mucho cuidado con abusar del azul, porque éste en exceso puede crear ambientes fríos o faltos de personalidad.

Colores con los que podemos asociar el azul

Y esto nos lleva a terminar el artículo hablando de los colores con los que podemos asociar el azul. Estamos ante un color muy versátil, así que podemos asociarlo con casi todos los colores, dependiendo tan solo de las sensaciones que queramos trasmitir.

El color complementario del azul es el naranja, en cualquiera de sus tonalidades. Así que si buscas un contraste fuerte para el azul, el naranja es el elegido.

Si buscas un interior clásico, decántate por combinar el azul con el blanco. Esta combinación de colores es muy tradicional, pero con ellos dos juntos tienes por seguro que no te equivocarás.

Si quieres un interior natural, el blanco puede servir igualmente, pero si quieres salirte un poco del molde, prueba con el beige. Si por el contrario quieres un interior fresco y animado, prueba con el amarillo o el verde. Y si lo que buscas es algo tirando al estilo pop, los amarillos, rojos o naranjas son los elegidos.

Más ejemplos de combinaciones: ¿buscas un diseño nórdico? Combina el azul con diferentes  tonalidades de gris. Y si lo que buscas es un interior más rústico, prueba a combinar el malva con el turquesa.

Compártelo en tu red social:
Más en DecoUtil:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook