Decoración en color púrpura

Decoración en color púrpura

El color púrpura sugiere riqueza, poder, lujo, extravagancia, por lo que es uno de los favoritos cuando se trata de crear espacios diferenciadores, que reflejen majestuosidad y suntuosidad. Esta asociación con el poder supremo se remonta al Medioevo, cuando este color era reservado para el uso exclusivo de la realeza y la aristocracia europea.

Este color intermedio entre la estabilidad del azul y la energía del rojo, también se asocia con la sabiduría, la creatividad y la espiritualidad. Hace algunos años fue un color muy en boga en la decoración de interiores, y ahora está reviviendo un nuevo comienzo como parte de una paleta de colores originales y muy actuales.

Si eres de los que nunca ha considerado el color púrpura en primer lugar porque te parece demasiado arriesgado o difícil de combinar, puede que cambie tu perspectiva después de leer este artículo, en el que te damos algunos consejos útiles sobre cómo incluirlo en una decoración.

Formas de utilizar el color púrpura

De la combinación de los pigmentos del rojo y el azul se derivan la variedad de tonalidades que se conocen como púrpuras. Dependiendo del balance que exista entre estos dos colores se puede llegar a un púrpura balanceado, a uno más rojo o más azul. 

Cuando se utiliza el púrpura para vestir una estancia este la aporta elegancia y refinamiento, pero a la misma vez resulta en un ambiente contemporáneo y sobrio. Esto determina que se pueda utilizar en diversos estilos decorativos, desde los que siguen un patrón clásico hasta los más modernos y futuristas.

Dentro de sus grandes virtudes se encuentra la posibilidad que ofrece de ampliar visualmente un espacio. Esta propiedad se debe a que en su composición se encuentra el azul y el rojo, dos colores que absorben la luz y hacen que los espacios pequeños adquieran profundidad.

El púrpura es un color que tiene suficiente carácter, así que cuando se elige como color predominante de un espacio hay que tener cuidado del resto de los colores que se introducen. Generalmente se utilizan tonalidades de la misma gama cromática para crear un conjunto coherente, pero más adelante te comentamos otros colores con los que también se puede combinar.

Cuando se trata de elegir las diferentes tonalidades no debes confiarte de la terminología utilizada, ya que esta suele variar entre los fabricantes. Un violeta arándano o un malva suave no siempre es consistente entre las diferentes marcas, por lo que te puedes llevar una sorprenda no grata. Siempre es aconsejable pedir una muestra antes de hacer la compra, para asegurarte de adquirir el color deseado.

Espacios apropiados para el color púrpura

Los dormitorios matrimoniales modernos son espacios exquisitos cuando se elige el color púrpura para su decoración. Este color ayuda a crear un clima de armonía, sensualidad y misterio muy beneficioso para la pareja. Es muy común que se elija una pared de un color púrpura oscuro, mientras que el resto sigue un esquema monocromático del mismo tono. Este color también se puede introducir a través de los textiles, aportando vibrantes notas de color en las ventanas y la ropa de cama.

Si se trata de un dormitorio individual entonces es más apropiado usarlo para una habitación femenina, ya que no se asocia demasiado con los espacios masculinos.

Los salones y comedores se benefician en especial de las decoraciones en púrpura, capaces de reproducir la sobriedad del negro y el blanco. La combinación con la plata es excepcional, aunque de manera general este es un color que puede hacer que los objetos más sencillos parezcan de lujo.

Este color ha sido declarado como uno de los más propicios para fomentar la relajación y la estimulación de la actividad intelectual, por lo que también es común encontrarlo en estudios o zonas de lectura.

Suele ser menos frecuente en cocinas y baños, aunque también se pueden encontrar algunos diseños realmente innovadores. En este tipo de espacios se puede recurrir a las tonalidades más suaves o eléctricas, siempre intentado conservar la armonía con el resto de los elementos y materiales.

Colores con los que se puede combinar el púrpura

Si te preguntas con qué colores se puede combinar el púrpura, te diré que puede no ser tan difícil como parece.

Una primera variante a valorar es la combinación con alguno de sus tonos de trasfondo. Si se trata de un púrpura rojizo va ir bien con un rojo intenso, mientras que un azul purpúreo va a ir mejor con una tonalidad pálida de azul. De igual manera si cae en una tonalidad fucsia, puedes intentar combinarlo con un rosa.

La mayoría de los púrpuras combinan bien con el blanco, el gris y el negro. Estas son de las combinaciones más elegidas para los salones, que resultan siempre sobrias sin llegar a parecer tristes.

Cuando lo que se quiere es lograr un contraste vibrante, entonces es necesario elegir a su opuesto en el círculo cromático: el amarillo. Generalmente se intenta buscar un púrpura verdadero o balanceado para hacer este tipo de contrastes. Esta combinación es bastante popular, a pesar de que tiende a ser atrevida y un poco brillante.

Si se quiere utilizar una combinación de tres tonos para una habitación, se pueden utilizar los colores triádicos. Estos son tres colores equidistantes en la rueda de color, como el caso del púrpura, el naranja y el verde. Se puede utilizar el color púrpura para las paredes, y el naranja y el verde como acentos para para accesorios o textiles.

Compártelo en tu red social:
Más en DecoUtil:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook