Decoración en color amarillo

Decoración en color amarillo

Puede que pensar en amarillo te resulte arriesgado, pero debes saber que te encuentras ante uno de los colores de moda actualmente. Y si sigues nuestros consejos para aprender a utilizar el amarillo en los hogares, el resultado será increíble, ya lo verás.

El amarillo es uno de los tres colores primarios, junto al azul y al rojo. Este color es el del sol, por lo que se asocia con el buen tiempo, con el calor, la energía, etc., por lo que utilizado en el interior de los hogares creará ambientes llenos de buen rollo y de buen humor. Todo es positivo con el amarillo, ya lo puedes comprobar. Pero vamos ante la pregunta más importante:

¿Cómo utilizar el amarillo con estilo?

Piensa que estamos ante un color lleno de luz, así que es ideal para espacios sombríos que queramos alegrar. Además también nos ayudará a mejorar la sensación de amplitud.

 

Lo único que debemos cuidar es la cantidad de amarillo que introducimos, porque en grandes cantidades tanta “energía” puede desestabilizar y poner nervioso. Así que como hemos dicho ya en otras ocasiones con los colores cálidos, utilicémoslo con precaución.

Para ambientes en los que premie la comunicación como salones, cocinas o incluso pasillos, el amarillo que podemos utilizar puede ser en tonalidades vivas. Si quieres introducirlo en dormitorios, lo mejor es que lo hagas en sus tonalidades más pastel. En cambio para zonas de trabajo como despachos u oficinas, el amarillo es ideal. Mejora la creatividad y aleja la desmotivación.

¿Con qué colores combinamos el amarillo?

Pues ésta es otra pregunta clave, porque del éxito de las asociaciones también depende el éxito de nuestro interior.

Los amarillos pastel van perfectos combinados con colores como el gris o los azules claros. Igualmente van bien con los blancos. Eso sí, estos colores pálidos pierden parte de esa energía de la que hablábamos en los amarillos vivos, aunque su efecto luminoso se mantiene.

Si quieres un entorno lleno de energía, el amarillo combinado con el rojo te lo garantiza. Eso sí, el rojo no puede dominar el espacio, porque en ese caso la energía del amarillo se verá disminuida casi al máximo.

Si quieres un ambiente muy personal, prueba a combinar amarillos vivos con otros tonos fuertes como los azules o, sobre todo, los rosas. Éstos últimos serán perfectos para un ambiente de toques exóticos. Aunque el amarillo y el rosa en tonos pastel serán perfectos para una habitación de bebés.

Asociado con naranjas tipo ocre, estaremos creando ambientes de estilo campestre. Para completar la asociación, nada mejor que introducir pequeñas pinceladas de verde oliva, azul lavanda o incluso índigo.

Para ambientes de diseño moderno, nada mejor que combinar el amarillo vivo con colores oscuros como el gris o el negro. 

Compártelo en tu red social:
Más en DecoUtil:
Aviso legal Contacto Google+ Facebook